marzo 15, 2017

Qué significan los úteros artificiales para las mujeres?

Texto original Soraya Chemaly, What Do Artificial Wombs Mean for Women?, rewire.news, Feb 23, 2012 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Qué significan los úteros artificiales para las mujeres?


Podrías elegir la gestación externa si pudieras? Qué significan los úteros artificiales para los derechos reproductivos - incluyendo el aborto, la igualdad y el papel de las mujeres en la sociedad? Las consecuencias morales, éticas, jurídicas y sociales son profundas y no estamos preparados para ellas.


Qué sucede cuando la mujer, como el hombre, pueden ser padres sin tener niños? Una forma de gestación se convierte en un símbolo de estatus? Otro un estigma? Quién decide qué ambiente de gestación es saludable o más económico? Tú? Su compañero de gametos? Su sacerdote? Su empleador? Su compañía de seguros? Si pensamos que tenemos un debate complicado ahora, solo espere. La actual Guerra contra las Mujeres se desvanece en comparación con el impacto potencial que la ectogénesis, una tecnología en la cual un feto humano se gesta completamente fuera del cuerpo de una madre, tendrá. Es, en su manifestación ultima, cualitativamente diferente del control de la natalidad u otras tecnologías de reproducción asistida. Este cambio tiene el poder de alterar, en formas sin precedentes, los intereses, derechos y responsabilidades de mujeres, hombres y el Estado.

J.B.S. Haldane, un científico Británico, que predijo que en 2074 los nacimientos humanos vivos representarían menos del 30 por ciento de todos los nacimientos, fue el primero que acuñó el término ectogénesis en 1924. Su predicción era ambiciosa, pero no realista. A pesar de los horrores de ciencia ficción evocados por los "úteros artificiales," esto no es materia de distopias oscuras. Es una tecnología para salvar vidas, parcialmente realizada. Desde los 1920s, los investigadores han visto el desarrollo de úteros artificiales como un objetivo final de las tecnologías de reproducción asistida. La investigación se enfocó varias veces en ayudar a los bebés prematuros a sobrevivir para encontrar sustitutos de los cuerpos de mujeres como máquinas para bebés. En los últimos 30 años, nuestras tecnologías reproductivas han logrado lo que previamente se habría considerado milagroso. Los úteros artificiales, una forma de soporte vital, son la conclusión lógica de esos esfuerzos.

Investigación actual

Hay dos esfuerzos comúnmente citados en progreso. Enfocado en encontrar maneras de salvar bebés prematuros, el profesor Japonés Dr. Yoshinori Kuwabara de la Juntendo University, ha gestado con éxito embriones de cabra en una máquina que contiene líquido amniótico en tanques. En el otro extremo del proceso enfocado en ayudar a las mujeres incapaces de concebir y gestar bebés, la Dra. Helen Hung-Ching Liu, Directora del Reproductive Endocrine Laboratory del Center for Reproductive Medicine and Infertility de la Cornell University. Tranquilamente, en 2003, ella y su equipo tuvieron éxito en desarrollar un embrión de ratón, casi a término completo, mediante la adición de tejido de endometrio de ingeniería a un "andamio" extra-uterino de bio-ingeniería. Más recientemente dejó crecer [=grew] un embrión humano, por diez días en un útero artificial. Su trabajo está limitado por la legislación que impone un límite de 14 días a proyectos de investigación de esta naturaleza. Por complicado que sea, su objetivo es un útero externo funcionante.

Las predicciones para la plena realización de lo que los académicos Scott Gelfand y John Shook llaman "inmaculada gestación"* oscilan entre 10 y 60 años. Sin embargo, ya es parcialmente posible y enteramente dentro del espectro de prácticas aceptables. Incluso si los científicos necesitan varias décadas, los avances médicos estan estrechando constantemente la brecha entre la concepción in vitro y la viabilidad fetal fuera del útero. Cuando la brecha se cierre entonce los bebés, sin ombligo, ya no tendrán que ser "nacidos" a través de mujeres.

Es una adaptación humana ventajosa?

Beneficios médicos

Los beneficios médicos parecen más claros – la tecnología ayudará a las parejas infértiles, permitirá a los bebés prematuros sobrevivir, creará una alternativa a la subrogancia cuando sea necesaria, y ayudará a las mujeres incapaces de llevar a sus propios bebés. La ectogénesis puede proveer ambientes gestacionales seguros y sanos – libres de drogas y alcohol. Le dará a las parejas gay nuevas opciones de fertilidad. Otros beneficios postulados por los defensores de la tecnología van desde niños mejor adaptados, liberados de las madres que están excesivamente invertidas en ellas, hasta, aunque moralmente repugnante, el suministro constante de "piezas de repuesto" que podrían ser cosechadas de embriones "embotellados".

Consecuencias sociales

Las consecuencias morales, éticas, jurídicas y sociales son profundas y no estamos preparados para ellas. Definiciones y distinciones, los significados de palabras como "vida," "humano," "embrión," "natural," e incluso "madre," en que históricamente hemos confiado para tomar decisiones éticas, se están disolviendo más rápido de lo que nos estamos adaptando. Qué sucede cuando tanto hombres y mujeres contribuyen igualmente – proporcionando sólo gametos – a la reproducción? Las mujeres tienen que llevar bebés humanos? Y si ellas no quieren? Quien decide? Qué significa separar el "nacimiento" humano del cuerpo humano? Esta conexión, entre mujeres y bebés, es una de las únicas fuentes de poder que las mujeres tienen en algunas sociedades.

Aborto, Derechos reproductivos e Igualdad

En términos inmediatos, los fundamentos sobre los cuales se basa el derecho de elección de una mujer en Roe v. Wade, es decir la cuestión de la viabilidad fetal y el derecho a la privacidad (el derecho a no quedar embarazada), quedarán virtualmente sin sentido. Primero, una vez que un feto puede ser segura y enteramente gestado fuera de un útero biológico, puede ser removido de su madre. Segundo, la ectogénesis significa que la viabilidad comienza con la concepción. Ambas consecuencias alteran radicalmente los términos del debate a favor de la elección, tal como actualmente está enmarcado y entendido. La tensión inherente en el debate actual, entre los derechos de la mujer y el interés del estado en el feto, desaparece cuando la mujer y el feto pueden ser segura e inmediatamente hechos independientes unos de otros. Las opciones reproductivas de hombres y mujeres se hacen iguales y las mujeres pierden la primacía ahora conferida sobre ellas como resultado de la gestación. Los estados podrían requerir a las mujeres que extraigan sus fetos como alternativa al aborto, con graves impactos negativos a largo plazo. Los derechos reproductivos y las cuestiones de justicia social tomarán una dimensión aún más surreal.

Las feministas, no es sorprendente, han considerado extensamente lo que la ectogénesis podría significar para los derechos de las mujeres, la estructura de la familia, clase, y sociedad. Los activistas anti-elección de derecha, aunque quizá inicialmente encantados de tener una alternativa al aborto, tendrán que contender con una redefinición radical de "maternidad" y las relaciones sociales jerárquicas y de género para las que es un antecedente. No hay garantía de que estos cambios sean buenos para las mujeres que actualmente luchan por defender libertades reproductivas. La crítica feminista varía de un extremo a otro en términos de si la ectogénesis liberará u oprimirá aun más a la mujer.

En su trabajo seminal, The Dialectic of Sex, escrito en 1970, Shulamith Firestone argumentó que la desigualdad entre géneros y el virtual encarcelamiento de las mujeres en el hogar, era el resultado directo de las diferencias reproductivas biológicas y las inversiones correlacionadas de las mujeres en la maternidad. Para ella, la ectogénesis, acompañada de cambios sociales revolucionarios, era la forma de liberar a las mujeres de la tiranía de su propia biología puesta al servicio de estructuras patriarcales, incluida la familia tradicional. Señaló que, hasta el momento, estos cambios técnicos y sociales han sido impedidos por la dominación de la medicina por hombres, que no tienen interés en alterar el status quo tradicional.

Este mismo status quo ha demostrado el grado al que está dispuesta a ver a las madres como máquinas madre de carne y sangre **. El libro de Ann Oakley The Captured Womb: A History of the Medical Care of Pregnant Women [=El útero capturado: Una historia de la atención médica de las mujeres embarazadas] ilustra cómo la ectogénesis sería parte de un proceso de larga data por el cual virtualmente todas las culturas médicas masculinas y a menudo misóginas han tomado el control del nacimiento y el útero de las mujeres en nombre de la ciencia. En este marco, la ectogénesis potencialmente exagerará inequidades y sesgos preexistentes. En esta ecuación las mujeres no son liberadas, son aun más subyugadas y alienadas de sus propios cuerpos y habilidades. Este escenario de The Handmaiden's Tale [=El cuento de la criada (Wiipedia)] es bastante creíble si prestas alguna atención a, por ejemplo, la agenda antediluviana de derechos reproductivos de Rick Santorum y el número de personas dispuestas a votar por él.

Feministas y activistas prominentes, incluyendo a Andrea Dworkin y Janice Raymond, han concluido que no sólo las mujeres podrían ser aun más marginadas y oprimidas por esta eventualidad, sino que se volverán obsoletas.

La fertilidad y la capacidad de ser el motor reproductivo de la especie, son virtualmente los únicos recursos que las mujeres controlan colectivamente, argumentan. Y, aunque las mujeres tienen otro "valor" en una sociedad patriarcal–la educación de los hijos, por ejemplo–la gestación sigue siendo, en todo el mundo, la más importante. Incluso en las culturas más femenino-denigrantes  las mujeres son valoradas, aunque sólo sea, por su parto [=childbearing]. Si usted quita eso, entonces qué? Esta tecnología se convierte en otra forma de violencia.

Otros análisis feministas tienen en cuenta las implicaciones de clase y raza de la adopción entusiasta de tecnologías de reproducción asistida por los ricos. Algunas, eco-feministas, relacionan la eventualidad de correlacionar una campaña general contra la naturaleza. La ectogénesis también abre la posibilidad real de que los hombres se conviertan en madres y cuidadores primarios.***

Quién controla la ectogénesis y cómo se utiliza es la clave para saber si es o no una herramienta de liberación u opresión para la mujer. Los hombres gobiernan, literalmente, y hasta que tengamos un liderazgo representativo de género más balanceado  en todos los sectores de la sociedad, eso tiene consecuencias predecibles. Las mujeres son superadas en número como investigadores y científicos en el campo de la tecnología reproductiva, como comentaristas de medios  y expertos formadores de opinión, como líderes clericales y religiosos, y como hacedores políticos y reguladores gubernamentales. En este contexto, como en la actual debacle anticoncepción/iglesia Católica, es muy improbable que resulten agendas reproductivas centradas en la mujer, especialmente aquellas que tengan en cuenta las necesidades y la salud de mujeres pobres y mujeres de color.

Bioética y Regulación

Los científicos son los primeros en admitir la complejidad de la gestación. Ellos no comprenden las sutiles interacciones – desde la naturaleza del vínculo madre-hijo hasta el balance necesario e ideal de temperatura, sonidos, fluidos y hormonas entre los cuerpos de las mujeres y los cuerpos y desarrollo de los fetos. Como con todas las nuevas tecnologías, particularmente las biotecnológicas como la in vitro y clonación, los bioeticistas están pensando sobre las implicaciones sociales, legales y éticas. Pero, comparado con otros países desarrollados, Estados Unidos tiene muy poca regulación con respecto a la tecnología de reproducción asistida. Y, aunque muchas personas en el Congreso están ansiosos por hablar sobre el estatus moral de los embriones y la definición de personalidad, actualmente no hay virtualmente regulaciones federales o estatales con respecto al impacto de cómo usamos gametos, embriones y úteros artificiales para definir esos términos. Una búsqueda rápida en el sitio web del Presidential Council on Bioethics [=Consejo Presidencial sobre Bioética] para "útero artificial," "ectogénesis," "gestación," produjo sólo un resultado sobre ciencia moral no-específica-a-la-reproducción de limitar la investigación de sujetos humanos. La Presidential Commission on Regulation of New Biotechnologies [=Comisión Presidencial de Regulación de Nuevas Biotecnologías] de 2004 estaba preocupada con la comercialización de donaciones de óvulos y esperma, cobertura de seguros, verdad en publicidad y patentes. El NIH [National Institutes of Health = Institutos Nacionales de la Salud] está principalmente en el negocio de monitoreo  de la investigación con células madre. La FDA [Food and Drug Administration = Administración de Drogas y Alimentos] con las sustancias reguladas utilizadas en IVF [In vitro fertilisation = fertilización in vitro].

Cualquier acercamiento integrado y comprensivo pragmático y/o filosófico son pesadillas políticas en este país. Sin embargo, ya no en otros. Gran Bretaña, por ejemplo, estableció una Human Fertilization and Embryology Authority [=Autoridad de Fecundación y Embriología Humana] (HFEA) en 1990. HFEA tiene autoridad, independiente de las instalaciones de salud e investigación y del gobierno, para regular los servicios y productos de reproducción asistida.

Las decisiones acerca de las tecnologías reproductivas a menudo no son hechas por médicos y personas en ausencia de un marco de justicia social. Las personas progresistas, interesadas en la igualdad y la justicia social, necesitan prepararse para la rapidez con que la tecnología cambiará los derechos y responsabilidades reproductivos. El verdadero futuro distópico es uno en el que miramos hacia atrás con nostalgia en el breve período durante el cual Roe vs. Wade tuvo su frágil relevancia e impacto como un punto álgido en la libertad reproductiva de las mujeres. Puede parecer alarmista, pero realmente, tenemos tiempo para considerar las ramificaciones éticas, morales y sociales de esta tecnología y enmarcar los argumentos del futuro antes de que otros lo hagan por nosotros. Tenemos algún tiempo, pero no mucho.

Fuentes y lectura adicional

* Scott Gelfand and Shook, John R., eds., Ectogeneis: Artificial Womb Technology and The Future of Human Reproduction, Editions Rodopi, B.V., 2006

** Gena Corea, The Mother Machine: Reproductive Technologies From Artificial Insemination To Artificial Wombs, Harper Collins, 1985

***Maureen Sander-Staudt, Of Machine Born?, Ectogeneis: Artificial Womb Technology and The Future of Human Reproduction,Editions Rodopi, B.V., 2006

Richard T. Hull, Ethical Issues in the New Reproductive Technologies, Prometheus Books, 2007

Christopher Kaczor, The Ethics of Abortion: Women’s Rights, Human Life, and the Question of Justice, Routledge, 2011

Jessica Pierce and Georgle Randels, Contemporary Bioethics: A Reader with Cases, Oxford University Press, 2010

J.B.S. Haldane, Daedalus Revisited, Oxford University Press, 1995

Shulamith Firestone, The Dialectic of Sex, 1970

Ann Oakley, The Captured Womb: A History of the Medical Care of Pregnant Women, Blackwell Publishers, 1985

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Texto original Soraya Chemaly, What Do Artificial Wombs Mean for Women?, rewire.news, Feb 23, 2012 - Trad. cast. de Andrés Salvador

https://rewire.news/article/2012/02/23/what-do-artificial-wombs-mean-women/

marzo 06, 2017

Se discuten en Londres las leyes que regirán la primera colonia en Marte

Por su interés reproducimos a continuación el articulo de Richard Hollingham Las leyes que regirán la primera colonia en Marte [publicado en  BBC Future el  Jueves, 9 de julio de 2014 bajo el tíulo: How to create a bill of rights for Mars colonies - Space Station 9 July 2014] en la que se presentan algunos de los tópicos examinados en la  segunda International Extraterrestrial Liberty Conference = Conferencia Internacional sobre Libertad Extraterrestre (ELC, por sus siglas en inglés). Texto original en español Richard Hollingham, Las leyes que regirán la primera colonia en Marte, bbc.com, 10 de julio de 2014

Las leyes que regirán la primera colonia en Marte

Richard Hollingham 

(Thinkstock)

En una habitación sin ventanas en el sur de Londres, un grupo de unos 30 filósofos, científicos, antropólogos, abogados y entusiastas del espacio discuten cómo será un gobierno que todavía no existe.

¿Y cómo lo hacen? Rebuscando en lo mejor que a nuestra especie se le ha ocurrido hasta ahora.

Por eso revisan una copia de la constitución de Estados Unidos, y también tienen a mano las de Japón, Islandia y Mongolia.

Su tarea: redactar una constitución para un asentamiento humano "libre e independiente" en la Luna o en Marte.

Libertad marciana

"El futuro de la humanidad más allá de la Tierra es un asunto fascinante", dice Charles Cockell, astrobiólogo de la Universidadde Edimburgo y organizador de esta segunda Conferencia Internacional sobre Libertad Extraterrestre (ELC, por sus siglas en inglés).

"Una de las cosas que ha sido muy importante en la historia de la civilización humana es la libertad, así que queríamos pensar en la libertad más allá de la Tierra".

La constitución de EE.UU. es una referencia para la creación de una colonia espacial (Thinkstock)

Hace unos pocos años, habría sido fácil calificar esta conferencia como un ejercicio puramente académico para frikis del espacio.

Sin embargo, como Mars One planea crear una colonia en Marte en los próximos 10 años, la Agencia Espacial de EE.UU., NASA, propone habitar el planeta rojo en 2033 y el fundador de SpaceX y multimillonario de PayPal, Elon Musk, quiere lograr un asentamiento humano permanente en Marte, considerar cómo se podrían gobernar estas bases alienígenas es un tema serio.

"Con este esfuerzo renovado en la exploración espacial cada vez es más importante pensar en quién va a controlar el espacio" - Charles Cockell, organizador de la Conferencia Internacional sobre la Libertad Extraterrestre

"La relevancia ahora es que hay un número creciente de naciones que van al espacio, hay un número creciente de compañías privadas que están construyendo cohetes y con este esfuerzo renovado en la exploración espacial cada vez es más importante pensar en quién va a controlar el espacio", explica Cockell.

"¿Serán las corporaciones? ¿Será el estado? ¿Cómo va a tener el individuo alguna libertad en un entorno que es absolutamente letal?"

La prueba del tiempo

Es muy probable que cualquier nación o compañía que planee iniciar una colonia extraterrestre tenga la tentación de comenzar la civilización de cero: acabar con el pasado y llegar a una visión utópica de una nueva forma de gobierno.

El aislamiento de Islandia hace de su constitución una buena candidata (Science Photo Libary)

Sin embargo, la historia sugiere que esto no es lo más razonable.

El Holocausto, los campos de la muerte de Camboya y los gulags soviéticos son la prueba de algunas de las abominables atrocidades que cometen los humanos cuando aquellos que se encuentran a cargo deciden que es el Año Cero.

La constitución estadounidense, por otro lado, aunque haya sido enmendada muchas veces desde que se adoptara en 1787, ha resistido la prueba del tiempo.

También ha inspirado las constituciones de democracias más recientes como la de Japón.

Los organizadores de la conferencia pusieron a Islandia como otro ejemplo porque, al igual que una colonia extraterrestre, el país se encuentra en una ubicación relativamente aislada con poca población.

Y como en Marte, sus habitantes también se enfrentan a un conjunto único de desafíos naturales. De hecho, partes de Islandia parecen un mundo alienígena.

"Tenemos cientos de años de experiencia en la redacción de constituciones y deberíamos apoyarnos en eso", explica Cockell.

Los dueños del oxígeno

Y al adoptar de un modo amplio la constitución estadounidense, los delegados de la conferencia están de acuerdo en una estructura democrática con libertades individuales protegidas por una declaración de derechos.

También apoyan un poder judicial independiente y la libertad de prensa. "Pero", dice Cockell, "hay cosas acerca del espacio que son completamente diferentes al entorno de la Tierra, en particular el problema de quién controla el oxígeno".

"Si alguien consigue el control del oxígeno, podría tener el control de toda la población y amenazar con consecuencias directas a cambio de niveles extraordinarios de poder" - Charles Cockell, astrobiólogo de la Universidad de Edimburgo

Los delegados de la conferencia deciden que tener aire que respirar es un derecho fundamental que tiene que ser consagrado en el corazón de cualquier constitución colonial.

"Una colonia espacial es un entorno propenso a las tiranías", advierte Cockell, señalando que ninguna otra constitución ha incluido antes el derecho al aire respirable.

"Si alguien consigue el control del oxígeno, podría tener el control de toda la población y amenazar con consecuencias directas a cambio de niveles extraordinarios de poder".

Pero en la conferencia hay otras referencias, además de las constituciones: Star Treck.

Resulta que Gene Rodenberry, el creador de Star Trek, pensó seriamente en esto hace casi medio siglo en una oficina de producción de Hollywood.

"Las personas que escribieron Star Trek tenían un sistema, la Federación", dice Janet De Vigne, una académica de idiomas y compañera de Cockell en Edimburgo.

"Star Trek es una sociedad postcapitalista, si vas a establecer una colonia, ¿cómo será la organización económica? La economía podría ser completamente diferente".

"Derecho a irse"

Los delegados también están de acuerdo en que se debería incluir el "derecho a irse" en la nueva constitución.

Pero eso aumenta las preguntas: ¿cómo abandonar una colonia en un planeta sin aire respirable?

Puesto que salir al exterior no es una opción viable, ¿quién pagará el viaje a casa?

E incluso más preocupante, si la colonia es dirigida por una corporación, ¿tienen derecho a echarte? ¿Te enviarían de vuelta a la Tierra o te expulsarían por la cámara de descompresión?

Los colonos de Marte tendrían que afrontar la vida en un entorno hostil (Science Photo Libary)

Los colonos de Marte tendrían que afrontar la vida en un entorno hostil para los humanos.
  
Otra idea que recibe mucho apoyo debe sus orígenes a la Antigua Grecia, donde una parte del gobierno se elegía pero también estaba compuesto por personas surgidas de una lotería.

"En una colonia espacial sellada, tener un sistema en el que todos tengan un interés particular en el sistema político es bueno", comenta Cockell.

"La apatía en un entorno letal y hostil es extremadamente peligrosa" - Charles Cockell, astrobiólogo de la Universidad de Edimburgo

Cockell planea pasar el verano intentando que estas discusiones acaben en una constitución final.

No obstante, el objetivo último de la conferencia es reunir una serie de libros académicos sobre cómo podría funcionar un asentamiento extraterrestre.

Debido a que se publicaría el próximo año, servirá como manual sobre cómo establecer y dirigir una colonia espacial con éxito.

Los delegados en la pequeña habitación sin ventanas del sur de Londres podrían tener el mérito algún día de ser los nuevos padres y madres fundadores.

Después de todo, la primera constitución que comenzara con: "Nosotros, las personas de Marte…" podría ser promulgada como ley en los próximos 20 años.

Pero, ¿y si todo va mal y una dictadura brutal surge en una de estas nuevas colonias?

Cockell ya ha pensado en ello, y la conferencia del próximo año redactará un manual sobre cómo derrocar un gobierno extraterrestre impopular.

FuenteRichard Hollingham Las leyes que regirán la primera colonia en Marte publicado en BBC Future - Jueves, 10 de julio de 2014